Instituto San Diego

Instituto San Diego -

Inicio

home

HISTORIA

Desde los primeros días de Enero de 1979, los vecinos de Wilde veían pasar con cierta curiosidad un pequeño Citrôen de color amarillo, tripulado por tres reyes magos. Repartían artículos de cotillón y unos volantes que anunciaban la apertura de un nuevo jardín de infantes de la zona.

No eran muchos los que había en aquel tiempo, aunque sí con muchos años encima. Esta propuesta era nueva.
En una vieja casona de Navarro Nº29 (actualmente denominada Polonia), que hasta poco tiempo atrás había estado abandonada por quince años, se había instalado una familia decidida a iniciar una pequeña aventura que tenía como única finalidad un pequeño jardín de infantes. El subsuelo de la casa, amplio y luminoso, baños que se adaptaron para el uso de los pequeños, mucho revoque, pintura, adornos y ambientación adecuada. Un jardín y un patio completaban la estructura. En Marzo abrieron sus puertas y ocho alumnos poblaron su única aula.

Había nacido San Diego, ¿el nombre? Simplemente el del hijo del matrimonio.

El Citrôen fue reemplazado por un Renault 12 Break y en ella, María Marta (junto con Horacio Castillo: fundadores de la institución) recogía a sus alumnos en sus casas, los llevaba al jardín y los transportaba de regreso al finalizar el horario de clases. Después fueron llegando más chicos, se compró otra casa, se reacondicionó y en 1980 se inaugura el nuevo local en Corvalán 69.

Con el tiempo, una gran dedicación y esfuerzo, se fue consolidando ese jardín. Con sus egresados se armó el Colegio Primario en 1982, en la calle Brandsen 5871 y los mismos alumnos inauguraron el Secundario en Brandsen 5971, completando todo un ciclo que en la actualidad abarca desde el nivel inicial de tres años hasta el polimodal.

Muchas historias y miles de alumnos han pasado por sus aulas; alegrías, desazones, dramas y comedias.
Un capítulo aparte para las familias de los alumnos que acompañaron y acompañan el proceso de crecimiento de la Institución y que por sus críticas y apoyos dieron forma al actual San Diego.

El orgullo de saber de los egresados y sus brillantes carreras en las que quizás San Diego tenga una pequeña participación. La sorpresa de ver llegar a algunos de ellos a anotar a sus hijos. Una historia edificada con trabajo y pasión que seguramente se prolongará a lo largo de otras generaciones. Los docentes llenos de paciencia, amor y dedicación entregaron parte de su vida para mejorar la vida de otros a través de una profesión llena de gratificaciones e ingratitudes.
Al llegar la noche y después de apagar las luces o al llegar las vacaciones, siguen resonando en sus pasillos las voces, las risas y algún llanto; las mismas que acompañan permanentemente a quienes hacen ya 35 años iniciaron esa pequeña aventura que los llevó a hacer parte de la vida de muchos hombres y mujeres del futuro.

INSTALACIONES

Cada uno de los niveles tiene un edificio por separado, lo que excluye la posibilidad de mezclar a los alumnos de distintas edades.
Los establecimientos tienen incorporadas todas las medidas de seguridad necesarias: salidas de emergencia en planta baja como en los pisos superiores, equipos contra incendio, circuito cerrado de televisión, luces de emergencia, grupo electrógeno autónomo, alarmas conectadas a servicios de seguridad y emergencias médicas.
Cada aula está provista de calefactores de tiro balanceado.

El Colegio cuenta con gimnasio propio, lo que evita enviar a los alumnos a clubes alquilados donde deben compartir espacios, incluyendo los baños, con personas adultas desconocidas y en donde no puede ejercerse la debida vigilancia.

Los laboratorios de Informática están provistos de un avanzado equipamiento para un eficaz aprendizaje, con máquinas conectadas en red y on-line a través de un servicio de ADSL , para un óptimo uso de las TICS (Tecnologías de la Información y la Comunicación).

En el Laboratorio de Físico-Química se realizan prácticas y experiencias directas.

Una biblioteca que brinda un espacio de estudio y apoyo bibliográfico a toda la comunidad educativa. Proporciona el  apoyo necesario para acompañar el proceso de enseñanza – aprendizaje.

Los alumnos adquieren gradualmente las competencias que le permitirán obtener y usar de forma autónoma gran variedad de recursos, al mismo tiempo que descubren el placer de la lectura como forma de entretenimiento y recreación.

El instituto cuenta con permanente auditoría externa, que tiene a su cargo la evaluación global y continua del mismo.

La seguridad y el cuidado de nuestros alumnos, lo que incluye el control telefónico de los ausentes, es una parte importante de nuestra actividad y una constante preocupación de todo su personal. 

El Colegio San Diego es el único instituto que cuenta con un consultorio médico pediátrico, ABSOLUTAMENTE GRATUITO para sus alumnos enfermos.
Es atendido todos los días en amplios horarios, por pediatras pertenecientes a los planteles del Hospital Fiorito, Hospital de Niños Ricardo Gutierrez, Sanatorio Dupuytren y otros.