En nuestra Institución se le ha otorgado a la Actividad Deportiva un lugar de verdadera importancia en  la formación de los alumnos. Desde edades tempranas se invita a los niños a participar en diferentes prácticas deportivas individuales, como natación y gimnasia artística en donde el desarrollo de habilidades motrices específicas y capacidades condicionales particulares será el objetivo central.

 

También en actividades deportivas de equipo, como ser  voley, fútbol y handball. Es a través de estos últimos deportes en donde no solo se buscará una mejora de la habilidad motriz sino también de su capacidad para relacionarse ya sea con los objetos (balón), con sus compañeros, oponentes, o  la capacidad para resolver situaciones de juego.

 

Al relacionar el deporte con la Institución se intenta impactar en la constitución de la identidad de los alumnos, mejorar su disponibilidad motriz y corporal, y fortalecer el sentido de pertenencia.
Al ser la iniciación deportiva el eje orientador de las prácticas deportivas, las  mismas se entienden como una filosofía cuyo contenido esencial es el juego.

 

Por una parte esta filosofía integra las necesidades lúdicas de los niños y jóvenes, es decir, transmitirle placer, felicidad y experiencias positivas.
Por otra parte, tener una orientación dirigida hacia la experiencia motriz, la educación del movimiento y la coordinación como así también el desarrollo de los comportamientos específicos de juego como el espíritu de equipo o juego limpio.

 

Los comentarios están cerrados.